martes, 12 de mayo de 2015

Al evadirnos de la realidad.

Me zambullo de un salto en mis queridos pájaros y sonrío como una tonta. Sabes que me encanta imaginarme cosas imposibles, cosas que agrandarían esa montañita de gestos y personas que me hacen feliz. Que pena que sean imposibles... Pero que lo sean es la principal razón por la que quiero lograrlas o conseguirlas. Y no me jodáis con la realidad de la narices: ya sé que no se vive de ensoñaciones y demás mierdas, pero son un buen método para quedarte ebria de todo lo que no sea la realidad. Porque la realidad es mala. A veces sí, admítelo. Solo asiente y di que sí, ya está. Aquí no nos podemos engañar con ideas progresistas y proyectos de un futuro con muy poco futuro. El mundo se deteriora y las personas también, pero estas últimas desde dentro. Y eso crea una realidad falsa, que nos engaña, y que cuando aparta las cortinas nos enseña sus verdades más crueles y dolorosas. En fin, que no apartes la cortina, joder. No delante mía, por favor. Ya he visto demasiado... Y cuando digo demasiado es demasiado. Solo quiero refugiarme de ese demasiado en algún escenario olvidado y sin un público que me pueda juzgar. No, no quiero público, estoy harta de ojos asesinos. Ojos que se vuelven hacia tu dirección para ver algo y modelar ese algo, pero nunca desde la verdad. Me voy a comprar una butaca en la última fila, porque si os soy sincera, me es indiferente quién se suba al escenario. Soy más de observar a los espectadores como una espectadora, desde el fondo, escrutando a todas esas cabecitas retorcidas. Y mola, cuando lo haces vives en la realidad, pero la tienes bien agarrada de las riendas. No es como si tú pudieses cambiarla. Pero sabes de qué royo va, sabes cuáles serán sus próximos movimientos. 
Así que a pastar, que os voy a meter a todos en una cajita cuadrada y os voy a estar observando día y noche. Cada hora. Cada minuto. Cada segundo. No parpadees. No respires. ¿Por qué me has mirado? Qué gran error. Crearé una realidad sola y exclusiva sobre ti y para ti. Claramente no será algo real. Pero haré que parezca totalmente real. Y todos en tu estúpido cubo se creerán mi realidad como los imbéciles que son. Te percatarás entonces de que tu realidad se ha visto distorsionada por mi realidad, y tu realidad de ahora en adelante serán solo dolor y mentiras. Todo muy bien repartido y a partes iguales, para que te lo comas con galletitas. Y claro, tú empezaste a odiar todo lo relacionado con lo real desde el maravilloso momento en el que te dignaste a mirarme y me cargué tu vida a base de mentiras. Pero es que mi realidad, mi verdadera realidad, explotó en cristales milimétricos hace milenios, cuando alguien la distorsionó completamente. Corre la cortina, en esta Cajita de Ensueño aún hay sitio para alguien más. Tranquilo... Puedes refugiarte en mis pájaros, los comparto. Pero no olvides que aunque no quieras, alguien vendrá y te arrancará de este lugar irreal e imaginado. Y eso duele aún más que vivir en esa cosa, esa verdad incierta y trastornada... Nuestra realidad.


Carol ✰❤(^ω^)❤✰

1 comentario: