domingo, 1 de febrero de 2015

Respira, observa, piensa, sonríe.

Hoy cerré los ojos y respiré aire nuevo, aire renovador. Hay algo en mí que por fin está cambiando, sí. No me están saliendo cuernos ni canas, es algo que simplemente no se puede ver. Mi percepción sobre las cosas se está viendo levemente distorsionada, y quizás sea eso lo que me lleva a querer llenar mi mente de nuevo material. Acostumbrada a tener las ideas fijadas en la frente con cadenas, estoy intentando romper muchas de ellas, para probar solo y exclusivamente aquello que me llame la atención. Me siento como una Blancanieves que sabe que en aquella manzana que le ofrecen hay algo malo, pero creo que eso será el principio de mis triunfos. Es increíble como después de todas las caídas por las que estoy pasando últimamente, pueda llegar a pensar en estas cosas, llamadas también pensamientos efímeros que cruzan mi mente a velocidad kilométrica... Pero que una vez escritas aquí, se ganan el nombre de cosas. Hay algo en mí que se está estirando y está desperezándose, y por una vez, voy a hacerle caso.
Voy a ser la prota de la famosa frase "La curiosidad mató al gato"... Porque quizás muriendo de esa manera... pueda lograr algo, algo que de verdad merezca la pena.

Carol ✰❤(^ω^)❤✰

2 comentarios:

  1. ¿se ha preguntado alguien como se murió ese gato en concreto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me lo he preguntado, y me gustaría saber de qué forma falleció... Pero esa, esa es una pregunta sin respuesta que le podemos dejar de antemano a los de Cuarto Milenio xD

      Eliminar