domingo, 12 de octubre de 2014

Huyendo del pasado

Y te preguntas por qué, una y otra vez. Pero es que siempre te lo has preguntado. ¿Por qué tuvo que ser así? ¿Por qué no pudo ser de otra forma? Y en realidad te importa una mierda el por qué, lo que quieres es que todo cambie.
Tardó en cambiar, pero la cosa cambió. No estás segura de si tú también cambiaste o no, pero sabes que ya nada es lo mismo. Sin embargo esos recuerdos que te estuvieron atormentando desde hace años, vuelven con los brazos abiertos intentando envolverte. Tú corres, corres intentando evitar a toda costa esa sensación de melancolía que te aprisionó durante tanto tiempo. Pero los brazos del pasado son muy largos y tu resistencia a ellos es demasiado pequeña. Así que ahí te tienen de nuevo, llenándote de esos días ya pasados mientras las cicatrices de tu corazón van temblando poco a poco hasta que acaban por volver a abrirse. Todo ello te duele, sí, pero entonces recuerdas que tú ya no eres esclava de ese pasado. Ahora tienes un nuevo presente, limpio de esa gente, de esos sentimientos... Y ese presente es como una mano amiga para ti. Le das la mano y dejas que tire de ti para alejarte de ese pasado oscuro.

Ya a salvo de los brazos del pasado, te refugias en un rincón cálido donde no estás sola y sonríes. Ya que todo había cambiado, puedes permitirte el capricho de sonreír de vez en cuando. Aunque claro, te paras a pensar en lo ocurrido... y las dudas vienen a ti, como siempre. ¿Cuánto tardará tu presente en tornarse gris y asfixiante? ¿Cuánto tardarás en escapar de él? ¿Cuándo pasará tu presente a ser como ese pasado oscuro del que escapas ahora? Todos hablan del Carpe Diem... Pero tú ya no entiendes de tópicos optimistas. ¿Merece la pena sentarse a disfrutar de lo que has conseguido si sabes que después tendrás que volver a huir de ello? 

Rika influyó en mí...

Carol ✰❤(^ω^)❤✰

No hay comentarios:

Publicar un comentario